sábado, 26 de noviembre de 2011

ANTIMUSEO


El Antimuseo es un proyecto curatorial que experimenta sobre los mecanismos de legitimación de la obra de arte. Su trabajo se centra en el proceso social donde se produce el valor simbólico y económico de la obra de arte, así como en el análisis de la estructura y límites de la institución arte. 


En la primera etapa (92/94), con el nombre de Ojo Atómico, desarrollaron un programa de sitio específico en una antigua fábrica de Madrid. En la segunda (95/2000), sin sede propia, el programa de sitio específico se trasladó a distintos entornos: locales en desuso, viviendas, espacios públicos… En la tercera etapa (2003/07), con sede en la nave de Mantuano 25, Madrid, empezaron a investigar sistemáticamente sobre modelos de participación y de contextualizar la obra de arte en tejidos sociales específicos.
Tras el cierre de la sala de exposiciones en 2007, el proyecto se ha centrado en proyectos en el espacio público, como el programa del Centro Portátil de Arte Contemporáneo en México, 2009, y la exposición Mano a Mano con el General Cárdenas, Ciudad de México 2011, una serie de obras site specific en el monumento a este mandatario.

La nueva estructura de su web recoge estos proyectos en una categoría separada del archivo donde están registradas todas las demás exposiciones y actividades. El menú principal incluye otros dos conceptos: Teoría y Mercado.
En Teoría presentamos los análisis de los proyectos, mediantes textos y vídeos, reflexiones sobre el Antimuseo, o propuestas autónomas, como Tras los Signos en Rotación. En un futuro próximo tenemos previsto iniciar una revisión crítica de la obra de Juan Acha.
Por último la sección de Mercado es un nuevo ámbito de actividad para el Antimuseo, que ha creado Project Gallery para generar recursos propios. Esta es una iniciativa insólita en un proyecto tan marcado por los formatos no comerciales como lo ha sido el Ojo Atómico desde sus orígenes, pero la devastación de las políticas culturales, por un lado, y la cada vez mayor identificación que se da entre el espacio de circulación del discurso y el de la mercancía, por otro, convierten en un reto interesante en todos los aspectos.

Directores:

TOMÁS RUIZ-RIVAS

(Madrid, 1962). Curador independiente y artista visual. Es el fundador del Ojo Atómico, hoy Antimuseo. Su trabajo tiene dos centos de atención: la crítica institucional y el análisis de los conflictos del sistema artístico español. Como artista, Tom Lavin (su heterónimo) trabaja sobre la identidad española y la memoria histórica.

MARÍA MARÍA ACHA-KUTSCHER

Lima-Perú, 1968). Artista visual feminista. En su obra artística hay dos ejes fundamentales: el desarrollo de una propuesta feminista y la apertura de procesos creativos a la sociedad. Genera proyectos sobre la memoria histórica femenina y plantea problemas o situaciones que tienen que ver con el hecho de haber nacido mujer según el contexto político o cultural. Su trabajo cumple una doble función, la de ser un producto artístico y también un instrumento que pueda cubrir alguna necesidad social y contribuir a las transformaciones políticas. Trabaja entre Madrid y México.

Taller Antimuseo: Centro portátil  de arte contemporáneo

El taller consiste en la gestión de un proyecto en el Centro Portátil de Arte Contemporáneo. A lo largo del mismo se va a impulsar un proceso creativo colectivo con la participación de uno o más colectivos en riesgo de exclusión social en Madrid. Se podrá trabajar en un solo territorio o en distintas partes de la ciudad. Se producirá un video que documente todo el proceso. La duración del taller es indeterminada.



El Centro Portátil de Arte Contemporáneo es un dispositivo móvil y de bajo coste diseñado para el ensayo de nuevas experiencias en el ámbito de las artes visuales. Su función es detonar procesos creativos en el tejido urbano. El CPAC crea una conexión entre las estrategias de re-apropiación del espacio público de colectivos marginados – minorías raciales, vendedores ambulantes, prostitutas, inmigrantes, homosexuales en contextos represivos, determinados colectivos femeninos… – y prácticas artísticas que inciden directamente en la ciudad. En términos generales se trata de generar un modelo práctico y metafórico capaz de operar en un mundo desterritorializado, donde el espacio se compone de múltiples capas interpenetradas y el lugar ha sido substituido por el flujo. Una institución que refleje la realidad de las ciudades actuales, espectacularizadas en sus centros y fragmentadas en sus bordes. Una institución capaz de transitar entre los espacios de representación cultural hegemónica – bienales de arte, centros históricos o áreas monumentales, eventos culturales con gran proyección mediática – y los espacios degradados de las periferias urbanas, donde emergen las prácticas sociales y culturales de las clases menos favorecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario